3.18.2011

Mahalo Kaua'i


He visitado el paraíso.

La isla de Kaua'i resultó ser mucho más de lo que me esperaba y ahora, de vuelta a casa, he caído en un estado de letargo absurdo. Mi mente y energía se quedaron en la isla, pero mi cuerpo está en Lansing, rodeado de bajas temperaturas y plantas en estado de dormancia. Todo se ve gris y muerto. Yo sólo quiero dormir.

Ahora soy Mrs. Miles, pero ninguno de los dos ha logrado asimilar los acontecimientos del 6 de marzo. Fue simplemente mágico. Estar sobre el acantilado, rodeados de nuestros seres queridos más cercanos, sintiendo el brillo del sol, el viento cálido, el olor a sal del mar junto con el del lei de flores en mi cuello, mientras el Kumu soplaba una concha enorme hacia los cuatro puntos cardinales no tiene descripción. Habría que estar ahí cuando pasó para entender cómo se me recogió el corazón y porqué no pude decir mis votos sin ojos llorosos y con voz entrecortada. Fue un momento maravilloso.

Mahalo Kaua'i, allá volveremos.

3 comentarios:

chocato dijo...

Que sorpresa!!!
Un abrazo y todo lo mejor, que seas muy pero muy feliz

Lalita dijo...

Jaime! Volviste! Por alguna razón volvimos a perdernos, jejeje. Gracias, soy muy feliz!

Gloria dijo...

Nosotros tambièn en parte nos quedamos en la Isla, fue tan hermoso y sublime...sueño mucho estando allà, que hermoso recuerdo para toda la vida!