3.26.2011

El amor de papá

Hasta el último momento fui la princesa de mi papá. Tengo 30 años y más de 50 kilos y a él le importó mucho más saber que yo tenía que caminar sobre la arena y sin pensarlo dos veces me alzó hasta llegar a la ladera de la montaña (aunque en realidad era apenas un monte pequeño). No pensó en el dolor de espalda, de pies, de rodilla, ni la distancia, el calor, en nada de eso pensó primero, él simplemente no quería verme caminando en esa playa con mis zapatos color turquesa, zapatos que inclusive él mismo escogió.

Yo no puedo dejar de ver esta fotografía sin sentir un inmenso amor por mi papá. Mi papá es adorable y yo lo amo con el alma.

2 comentarios:

El Forastero dijo...

Qué imagen (y qué historia) tan bonita, Lalah. Eso mismo me sucede con mi abuelo, qué bueno que tenemos suertes como esas.

Gloria dijo...

Es maravilloso ese amor de tu padre por sus hijos....es el mejor padre que pude dar a ustedes y me siento muy feliz por ello!