12.21.2009

Regresando a la tierrita

Otra vez en la tierrita. De vuelta al buñuelo, al pandebono (y con bocadillo, así los caleños digan que los rolos nos lo tiramos al rellenarlo), al tamalito y a la almojábana. ¡Qué delicia volver a comer esos manjares! Lo que si me daña el paseo es manejar por esta jungla de cemento ahuecado, en un par de horas me agarré con tres conductores (¡y solo uno de ellos era conductor de transporte público!). Acá el Pare es opcional y sale uno regañado si la decisión es obedecerlo. Así que mi segunda decisión fue ceder el volante, el problema es que igual ando pegada del techo y frenando con el pedal fantasma... pero hoy me dí cuenta que lo mejor es pegarse el motoso entre paradas para evitar el estrés, ¡estoy de vacaciones!

1 comentario:

Gloria dijo...

creo que no se dejó nada por comer! aunque si mucho por beber pero se disfrutò mucho de estas tierras plenas de sol! espero mi Lala que hayas cargado esas baterìas, aquì siempre encontrarás tu remanso...