3.22.2008

Vieja verde

Hoy me llegó esto al correo... chistoso, aunque no se qué sentir cuando pienso que en esos lares nunca sufriré los efectos de la gravedad.

Lo cierto es que mi obsesión por los senos se ha vuelto inmanejable porque entre más trato de controlarlo, más rápido vuelvo a recaer. Es definitivo, me he convertido en una vieja verde sin remedio y no me queda otra que rogar para no tener que ganarme, algún día, una gran bofetada... por mirona.

5 comentarios:

chocato dijo...

La gravedad nunca te afectara, por que ni aun la gravedad se atrevera a alterar esa perfeccion con que te todo la naturaleza.
Y sigue mirando, con discrecion eso si, quien quita que alguna te siga la cuerda ;)
Saludos

Lalah dijo...

*Me sonrojé.

chocato dijo...

No tienes por que. Por el contrario, sientete orgullosa de lo que tienes ;)

El Forastero dijo...

Entiendo perfectamente tu obsesión, yo también la tengo :)

Puedes usar el truco de los lentes de sol. Es más fácil disimular hacia dónde va tu mirada

Anónimo dijo...

Las mujeres tienen derecho a mirar, siempre y cuando dejen mirar, lo cual también significa mostrar, más aún cuando se tiene qué mostrar.