3.28.2008

Bittersweet

'Cause it's a bittersweet symphony this life.

Para mí, la felicidad nunca ha sido completa, siempre ha tenido esos sabores amargos que intranquilizan la mente y me hacen sentir el corazón recogido.

El rumbo de mi vida ha dado un giro inesperado y ahora me enfrento ante una posibilidad que nunca contemplé o que, en realidad, nunca quise contemplar porque terminé haciendo lo que por tantos meses me obligaba a no hacer: pensar que siempre estaría junto a él y que todo estaría bien. Bueno, eso ya no será así, mi realidad en pocos meses va a ser otra cosa y tendré que acostumbrarme a la idea de no verlo todas las tardes después de trabajar.

Seguro que lo extrañaré...

Extrañaré ese cálido cuerpo que por tantas noches he abrazado, esos brazos que con sólo rodearme logran alejar los demonios del diario vivir, esos labios que me besan con tanta perfección y esos ojos que me miran a través de largas pestañas y que me hacen sentir que todo es posible. Absolutamente todo lo que hay de él lo habré de extrañar.

Una nueva vida me espera y, a pesar de tener que emprender un nuevo camino con el corazón magullado, me siento animada y con ganas de salir adelante, de demostrarme a mi misma que sí se puede, que después de tanto añorarlo va a llegar el día en que será a mí a la que despedirán en El Dorado.

Todavía no tengo visa ni tiquete, pero tengo una oferta para irme a EU y la mitad de miles de sueños para empacar... la otra mitad se va a Holanda, acompañado de una maleta naranja que compré con un mal presentimiento.

Break this bittersweet spell on me

Lost in the arms of destiny

4 comentarios:

André Cortés dijo...

Esa maleta, esa maleta será quien me acompañará en la búsqueda de mi futuro, en ella se depositan todas mis esperanzas de que un día mi partida se verá reflejada en poder tener uná vida digna al lado de quién me la regaló.

Paula dijo...

(suspiro)(suspiro)(suspiro). Lo único que puedo hacer es desear, con todas mis fuerzas, lo mejor para los dos.
Los quiero mucho.

Anónimo dijo...

Es mejor haber amado y perdido que nunca haber amado decía Ortega y Gasset

Lalah dijo...

Pues si, menos mal tuve la oportunidad de conocerlo bien... y seguro que a cada cual le irá muy bien. Estoy feliz por él, porque ahora sí va a poder guiar su carrera por donde siempre ha querido... estar frustrado es de lo peor.