6.06.2007

Se hizo el milagrito

Y yo que tanto me quejaba de la poca atención que me prestaban y vea, mi jefe se puso la bata para trabajar conmigo y hasta el marido terminó sentado en mi mesón ayudando con la extracción de ADN... pero ni por esas salió, creo que debo estar rezada o algo, me va a tocar hacerme un baño con hierbas para purificarme, tal vez me he llenado el alma de demasiados malos sentimientos y mis bichitos están secos de tanta mala actitud.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

hola; tesis sin sufrimiento no es tesis. Eso es muy normal al final siempre se sale bien favorecido.
bye
señor x.

Nata dijo...

La pregunta ahora es, cual sera la próxima queja.

Esperelo muy pronto en este canal! :P jajajaja

Leo Le Gris dijo...

los jefes siempre llegan cuando uno está a punto de reventar... lo que le deseo es fuerza, constancia y paciencia, la recompensa está esperándola al final del tunel


Animo

Un Saludo

Leo

Lalah dijo...

Señor X: Toda la razón, el sufrimiento debería ser un capítulo completo en la tesis.
Una pregunta aparte, ¿alguna vez piensa contarme quién es ud.? ;-)

Nata: No se me haría raro que hubiera "segunda escena" en este chiste. :P

Leo: Sí, el jefe llegó cuando más lo necesitaba... aunque su ayuda no haya servido *en ese momento* para obtener los resultados que se esperaban, me dió los ánimos que necesitaba para lograr obtener lo que tanto yo buscaba. :D