4.14.2007

Fobia

Sí, esas polillas gigantes de color café hacen parte de mi lista de fobias, salgo corriendo cuando mueven sus alas con la intención de volarme encima, grito como una loca de manicomio mientras trato de alejarme y protegerme de insecto tan repugnante, dejo de ser persona cuerda en presencia de una de éstas y la verdad no se cuándo les cogí tanto miedo, lo cierto es que me invade el pánico y soy incapaz de actuar razonablemente.

Yo se que es una simple polilla y que ella no tiene la culpa de ser tan fea, oscura y enorme, pero me molesta su quietud y no saber qué trama, además que mi abuela decía que si aparecía una de ésas en la casa era que alguien cercano iba a morir. Por lo menos ahora Enki se encarga de ellas, aunque me han dicho que las escamas que botan son malas para él, pero ni idea, tal vez sea otro mito.

5 comentarios:

KeithTalent dijo...

Que bueno que ahora tienes un feroz felino que te defienda de aquellos mounstros tan peligrosos!!

André Cortés dijo...

Pues ya conoces mi reacción ante estos bichos del demonio, una reacción muy...geisha.

Nata dijo...

Pero si son bonitas Lau! :P
Que miedoosa jajajajaja

Lalah dijo...

Muuy miedosa, le tengo pavor a los insectos tanto voladores como rastreros... sobre todo si son grandes, peludos, brincones, chillones... en fin, los odio. :-/

Roberto dijo...

Mi madre también dice eso de que alguien se va a morir si aparece una de esas, recuerdo que siempre mata a las pobres con una escoba. Aunque a mí no me desagradan en lo más mínimo.