11.27.2006

Gato vergajo

El sábado me fui a la cama a eso de las 10:00pm pero antes acaricié a Enki que dormía cómodamente en una de las sillas de la salita de estar. Nunca me imaginé que esa sería la última vez que lo vería durante el resto del fin de semana. Nos extrañó muchísimo que no llegara para el desayuno del domingo y nos acostamos muy preocupados pensando qué le habría pasado. Tampoco apareció para el desayuno de hoy, más desconcertados aún nos preguntábamos cómo era posible que faltara -por segunda vez- a la comida del día que siempre exige a maullidoherido.

Llegué a casa temprano y se me aguó el ojo cuando vi que no había ni rastro de él. La comida estaba intacta. Salí a darle una vuelta más al barrio (aunque mis dos hombres preferidos ya habían hecho esa tarea) gritando su nombre y maullando, supongo que para los que me escucharon pasé por loca escapada de manicomio. Dañé mi imagen de princesa encantadora (JA, cómo no) ante los del barrio y para nada porque me devolví con las manos vacías y escuchando el sonido fantasma del cascabel de su correa en mi cabeza.

Mi mamá ya lloraba su muerte para las 6:30pm de hoy y me llamó a decirme que ya no trabajaba más porque se sentía muy afectada. Estaba más triste ella que yo, supongo que nunca quise abandonar la idea de que Enki simplemente se había ido de correrías por el barrio. Y efectivamente, hacia las 7:00pm comprobé que mi gato sigue siendo un vergajo, a pesar de la castrada. Berraco gato, ahora mi mamá lo quiere matar, cuando menos lo espere ella vendrá y le dará su estocada final: ¡JII-Á! Así que lámete todo lo que quieras Enki... mientras puedas. Mi mamá no perdona.

3 comentarios:

André Cortés dijo...

Sólo he llorado 2 veces por animales, cuando le corté las orejas a mi perro, y cuando Lau me contó lo de Enki. Ayer me puse a buscarlo por el barrio en el carro y nada, cualquier sombre que se movia me parecía que era ese gato mañoso que se me echa en la panza. Cuando Lau me dijo que había aparecido sentí una alegría que me arregló la horrible tarde laboral. Espero entonces a ver cual es el desenlace del golpe samurai de la suegrita.

Nata dijo...

La verdad yo siempre he dicho que las cosas se parecen a su dueño! Lau que puedes esperar de Elkin! :P Si quieres que sea un gato hogareño tienes que darle el ejemplo necesario. XD

Paula dijo...

A mi no me gustan los gatos, me parecen horrorosos pero al enterarme que Enki había desaparecido me dio tristeza y mas aún de pensar que alguien hubiera sido capaz de matarlo. Me alegro mucho que ya haya aparecido.