5.18.2010

Sin las ganas

Mi vida se ha vuelto muy solitaria. Hay algunos viejos amigos cerca, pero cada cual anda en su cuento. A los amigos que están lejos, los he dejado ir. Amigos nuevos, nunca hice. Poco a poco creé una burbuja, y en ella ahora vivo con él y una gata, la pequeña Cracker.

Me doy cuenta de lo que he hecho y trato de no caer nuevamente en la obsesión de estar siempre con él, pero no es fácil. Ahora no sólo comparto la misma oficina con él, sino que vivo con él. Se podría decir que paso con él casi las mismas horas que paso conmigo misma, y eso, ahora que lo escribo de esa manera, es aterrador. ¿Cómo no caer en la dependencia cuando mi vida social y familiar se ha reducido a él y una gata?

Tengo familia cerca, a 20 min en carro. Tengo el carro pero no tengo las ganas. Ellos son muy diferentes (o yo soy la diferente) y así como no pude hacer nuevos amigos aquí, con ellos no pude pasar de la cordialidad.

Ojalá todas las cosas pudieran ser más simples pero parece que, sin importar lo que pase, siempre seré la que se aferra del lado oscuro para vivir. Siempre he sido muy negativa, de verdad que no entiendo porqué, nunca me ha faltado nada... tal vez ese sea el problema, que no se apreciar las cosas que tengo y por eso las dejo ir, como a esos buenos amigos que alguna vez tuve y ahora extraño.

Dejé que el trabajo y la vida hogareña me consumieran el tiempo y las ganas. Cuando tengo tiempo para mí (sólo para mí), no tengo las energías para hacer algo diferente a ver una película con Cracker al lado pidiendo atención y llenándome de pelos.

12 comentarios:

Gloria dijo...

creo que algo cambiarán las cosas cuando termines tu estudio, te gradúes y busques un trabajo, en ese momento tendrás otros compañeros de labor, otras personas seguramente buenas con las cuales puedas tener una linda amistad, no te desanimes ya veràs que vendrán tiempos mejores!

El Forastero dijo...

Déjame ver si entendí:

Tu problema es que estás haciendo el doctorado en un tema de tu interés, en otro país, becada, a salvo de las "maluqueras" de la vida laboral convencional, y lograste zafarte de una vida social que anuestra edad se reduce a reunirse con excompañeros a hablar de lo que se hizo hace 15 años o reunirse con actuales compañeros a hablar de trabajo en el tiempo libre. Fuera de eso, vives con tu pareja y tienes una mascota. ¿Ese es tu problema?

Pues Lalita, me encantaría tener un problema de esos.

Un abrazo

Lalita dijo...

Jajajaja, ¿no le digo?, veo siempre las cosas desde el lado negativo... en realidad, ¡ese sí es mi problema!

En lo que único en que te equivocaste fue en lo del doctorado, estoy terminando una maestría. :)

El Forastero dijo...

Mejor aún, eso significa que aún no has quemado la etapa del doctorado, osea que puedes ir "a por él" y continuar felizmente evadida de la realidad

saludos

Lalita dijo...

Yo creo que la quemé antes de llegar a hacerlo, mis planes son volver pronto a la realidad y estoy emocionada! :)

Nata dijo...

Pues ya somos dos que solo vemos el lado negativo mi Lau, porque yo me siento igual, y no creo que sea negativismo, es como que algo falta, todo puede verse bien pero algo falta...

Lalita dijo...

Pues yo se que la Nata me hace mucha falta!

Nata dijo...

Y a mi me hace mucha falta Lau! :'( buuuuuuu!!!

Rosarito dijo...

No es ser pesimista, solo es estar mejor informada.

si los datos parecen correctos, algo se está pasando por alto

LichtMann dijo...

Me identifico con ese sentimiento ahora mismo. Pero el tiempo pasa, y los cambios vienen. Espero que tú vida sea bonita. Saludos desde estas tierras calurosas.

Lalita dijo...

¡Hola Andrés! No sabía que andabas por Alemania (me enteré por tu blog), ¿doctorado?

LichtMann dijo...

Hola Laura. El verano Alemán me va derritiendo poco a poco. Estoy haciendo una especie de MBA por aquí y de pasó estudiando el idioma, viviendo la vida europea. ¿Y tú? Qué tal gringolandia y sus gringos. Cuídate.