3.09.2010

Un adiós...


Lo primero que hago al llegar al trabajo es revisar mi correo, generalmente no hay muchos, casi siempre todos son notificaciones de Facebook (no necesariamente mensajes para mí), y hoy no fue la excepción. La diferencia es que hoy empezamos con muy malas y tristes noticias, esta vez había un correo que decía: "Nena, se murió Negro!".

Negro era el caballo de mi tío Carlos, era su orgullo, su pasión. Lo compró hace como 17 años. Era un caballo maltratado pero mi tío le enseñó que la vida podía ser otra cosa. Él le prometió darle los mejores años de su vida, yo se que se lo cumplió. Pero ahora, un accidente se llevó a Negro de este mundo, dejando a mi tío destrozado y lleno de culpa. El resto de la familia está en duelo, y yo también. Negro fue muy feliz y nos alegró todos los asados en Tabio. Yo se que Negro no lo culparía nunca, los accidentes son simplemente eso... pero no hay palabras adecuadas de condolencia que yo le pueda escribir a mi tío. Sólo quisiera poderle dar un abrazo.

1 comentario:

Gloria dijo...

Lala dale el abrazo a tu tìo por teléfono, le lo agradecerà de verdad! hoy vino a visitarnos y habló largo rato con papito, yo no estaba