11.13.2008

Nieve e ideas azarosas

Empezó el invierno pero los cambios drásticos de temperatura me terminaron enfermando, porque eso de pasar de 20 a -2ºC lo deja a uno quieto en primera o, mejor dicho, congelado con el primer chiflón que lo roza a uno al salir a la calle porque, como cosa rara, no salió con la ropa adecuada esta mañana. Me ha dado muy duro el frío y eso que todavía no ha empezado a bajar la temperatura en forma. 

Nací en una ciudad fría, pero nunca me acostumbré al frío. Aunque sé que tampoco podría vivir a más de 26ºC; primero, porque me siento en vacaciones y, segundo, porque cuando me acerco a los 40ºC el dolor de cabeza es insoportable.

Todo el fin de semana que viene va a nevar, o por lo menos eso es lo que se pronostica. El domingo pasado me tocó ver la nieve desde mi ventana porque la peste me tenía con escalofríos y una debilidad tan espantosa que me obligaba a dormir; me despertaba cada media hora cubierta en sudor. Estar enfermo y lejos de casa es muy triste, peor aún cuando tienes un examen el día siguiente.

Pero bueno, la nieve... me dijeron que ya avanzado el invierno caen unos copos gigantes de nieve y yo ya me veo sacando la lengua para atrapar uno que se derrita en mi boca. Ver nevar es bonito, lo que es un peligro es cuando la nieve se derrite y el pobre transeúnte no ve que el piso está cubierto de una capa fina de hielo y va a dar por allá patas arriba con el trasero adolorido... no he es que me haya pasado, pero nadie está exento.

4 comentarios:

André Cortés dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lalah dijo...

Y si se me congela el culito?

Johis dijo...

jajaja esa la gracia!....te entiendo a la perfección aqui aún no ha entrado el frio con todo su rigor, pero como está, para mi ya es suficiente para estar también enferma....pero aqui llueve y lloverá todo el tiempo, nieve poca, pero la trampa peligrosa es el agua+hojas caidas!!!

Anónimo dijo...

Te considero, el frío intenso no es lo ideal. A mi me gusta el frío pero no tanto, el calor no me gusta para nada, acabo de llegar de Girardot y ya me estaba doliendo la cabeza por el calor. Cuídate, no dejes de abrigarte, nunca olvides la bufanda y el gorro, ah! y la chaqueta y cuida tu culito.

Mary