10.09.2008

“Love is not a feeling, it’s an ability”

If Marty is right, I sure was a really talented girl.

Ahora, cada vez que veo una película romántica, así sea del género “comedia”, lloro como niña desconsolada. Trato inútilmente de no hacerlo, pero no lo puedo evitar.

Odio llorar, mi cara se hincha, se pone roja y, para colmo, no puedo respirar porque la congestión nasal es espantosa, no hay caja de Kleenex que de abasto.

¿Por qué lloro?

Bueno, en parte, me imagino, es porque lo llevo en la sangre; las mujeres Niño se distinguen en la familia por ser lloronas, y el cuadro clínico empeora con la edad. Pero, a parte de eso, creo que lloro porque es muy doloroso sentir este profundo vacío en el pecho (¿o es la presión de todo lo que tenía y ya no puedo dar? El acumulado a la fecha debe pesar cantidades) y ver que me convierto en una mujer fría y dura. Creo que en mí ha muerto ese corazón imaginario que latía a la luz de una nueva ilusión. Mi mente es ahora quien me controla y no dejará que, nuevamente, me pierda entre esas nubes que no se pueden tocar y no dejan ver con claridad.

Lloro porque he sido privada del amor más sincero y dotado de razón que he vivido en mi corta (aunque se siente muy larga) vida.

Lloro porque me siento impotente por no poder hacer nada para remediar el problema y no saber cómo retomar mi estabilidad emocional.

Life is full of disappointments… and it has shit all over me.

Lloro porque sí y, sobre todo, porque me encuentro sola en mi cuarto y puedo hacerlo sin que alguien me vea.

1 comentario:

Gloria dijo...

estoy llorando contigo y solo te puedo ofrecer mi hombro para que te recuestes y sigas desahogàndote....Enki me mira , pero no me entiende....