10.12.2006

Mientras camino


Cuando camino, con o sin rumbo, me encanta...

Pisar las hojas secas o unas flores amarillas que abundan en mi barrio simplemente porque me produce placer el escuchar como crujen las primeras o como explotan las otras cuando me paro encima de ellas.

Soplar las semillas voladoras del diente de león para verlas alejarse de mí mientras son arrastradas por el viento.

Comprarle helado al cansado vendedor de paletas que pedalea su bicicleta adaptada para, además, ser una desafinada y estruendosa caja de música.

Tomarle fotos a cosas que me gustan, como a esa flor anaranjada que no tengo idea cómo se llama.

Pensar en tí y darme luego cuenta que estoy sonriendo... esa es mi favorita últimamente.

5 comentarios:

Scanning my life dijo...

Ves? Poco a poco la alegría regresa a tú lado =)

Andre dijo...

No sabía lo de las hojas secas, lo cual me parece demasiado gueno, que bueno, increible!!!!!, teniendo en cuenta uno de mis primeros posts. Definitivamente los Beatles tenían razón, love is all you need.

Lalah dijo...

Hmmm, pues sí que es curioso... pero yo no soy nada original, a muchos nos encanta pisar hojas secas. ¿Cuándo lo hacemos? ;)

Cata dijo...

Oh el amor! :D....definitivamente el amor es algo que te puede arreglar la vida....estoy lista para volverme a enamorar!

Lalah dijo...

Pues sí... te la arregla pero, al final, te desarregla todo, es inevitable pero bueno, así es y no por eso uno debe negarse la oportunidad de volverse a enamorar.